• H.·. Juan Carlos Gómez Ramos

Reflejo


Estos días de obligado encierro el tiempo se alarga, a veces de manera exasperante, y una vez el ritmo vital se acostumbra, da para muchos momentos de reflexión.


Llevo ya unos cuantos días dando vueltas a tan masónico objeto, como es el espejo. Pensaba yo en estos días, cuando rememoro, en los días ‘normales’ de nuestra vida profana, en el trabajo, con la familia, amigos, de asueto, estudiando , practicando deporte… En cualquier situación donde se produzcan relaciones humanas y siempre tratamos con semejantes, con los que, con un@s o con otr@s, tenemos diferente tipo de feeling. En muchas ocasiones llegamos incluso a romper relaciones con algun@s, nos caen mal, o no sentimos empatía por ell@s, o rechazamos y nos sentimos a disgusto en determinadas situaciones y tendemos, cuando comentamos esos hechos, sentimientos o experiencias, a contar nuestra visión del tema, nuestra versión. Que nunca será la totalmente real y muchas veces algunas personas desde fuera nos aportan otra visión del asunto o situación. Ahí es donde creo que se debe ir alegóricamente, o como herramienta de reflexión, a mirarnos en nuestro espejo.


Tener el valor y la humildad para escuchar, analizar y ponernos, la mayor parte de las veces, frente a nuestro mayor enemigo: nosotros mismos. Mirarnos a través del espejo a los ojos, al Alma, y ante cualquier situación espinosa o difícil que deseemos solucionar, superar e ir a ello.

Eso nos permitirá seguir ese ritual diario de nuestra vida profana, mirarnos en el espejo al levantarnos y hacerlo con la sonrisa y la serenidad del que lo hace en Paz.


H.·. Juan Carlos Gómez Ramos

1 vista
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now