• H.·. Juan Carlos Gómez Ramos

Ellas






He de decir primeramente que por mi situación, la familia de dónde provengo, donde tuve el privilegio de nacer y crecer, los tiempos vividos, la idiosincrasia y mi condición de hijo de emigrantes en los años 60 del pasado siglo, nacido en Suiza y retornado a España en los años 70 he tenido una visión privilegiada de la

evolución del Rol de la Mujer en la sociedad, sus avances y logros.


Originarios de la atrasada y machista Galicia profunda, donde el papel de la Mujer era FUNDAMENTAL en tiempos duros de supervivencia, dictadura y falta total de derechos

para todos... y más para la Mujer, mi familia emigró a Suiza, país ya avanzado por entonces y donde las mujeres de mi familia, y miles más, comenzaron a ver y palpar que el trato a la Mujer no era similar al visto en España, que sus derechos y libertades eran muchos y estaban ya emancipados, aunque si, con una mácula, el derecho a voto en muchos Cantones no se les otorgó hasta , creo, 1.971.

Pero la 'visión' de aquellas mujeres había cambiado en relación con la dictatorial España.

Retornados de nuevo a la España entre gris y negra del Franquismo postrero estás mujeres, como miles de retornadas de Suiza, Alemania, Bélgica, etc...ya no querían asumir ese papel de mucama, de objeto decorativo y sirviente del marido. Ya traían otra mirada…

Aunque yo recuerdo, perfectamente, de niño, aquellos anuncios de electrodomésticos, cognacs, en donde la mujer aparecía como , decía antes, una mera sirvienta, en esa sociedad ya estaba despertando el ansia de avance.

En mi casa, en el negocio fundado en 1971, esas mujeres luchaban y trabajaban duro codo con codo con los hombres de mi familia que asumieron con normalidad, cuando correspondía, el

rol de cuidar hijos y casa , haciendo lo mismo que ellas, limpiar, cocinar, y demás tareas cuando correspondía. Eso veía yo. Respeto, sueldos iguales , derechos…

Muerto el Dictador surge ya con más fuerza en toda la Sociedad harta de tinieblas, todo tipo de movimientos que exigen derechos y libertad y entre ellos, fuerte, el movimiento feminista, que en dura lucha va consiguiendo poco a poco conquistas... Propiedad, emancipación, trabajo, divorcio, aborto...navega despacio más con fuerza imparable.

En mi familia entre tanto y por desgracia, la mayoría de los hombres, siendo yo muy joven, debido a enfermedades, se iban. Estas GRANDES MUJERES se pusieron al frente del timón sacando adelante con mucho esfuerzo el negocio, la familia, unida.

Y donde ya todos nos sumamos desde la total igualdad, así seguimos, unidos y con el respeto

a esas figuras que han inculcado en mí con el ejemplo, la grandeza moral de la Mujer, que poco a poco rompe techos de cristal, barreras y que con su lucha conquistan el puesto de TOTAL .


H.·. Juan Carlos Gómez Ramos

18 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now