• H.·. Edgar Burgos

¿No les reconocemos?


<<No les reconocemos>> Así dicen algunos hermanos que sí son reconocidos por sus semejantes como tal, pero que faltando absolutamente a su juramento masónico con todas las de la ley, son incapaces de reconocer al prójimo iniciado cuando este está desarrollando sus trabajos en una Logia Libre.


Para mí, no deja de ser chocante cómo en la mente de algunos hermanos (afortunadamente no en la de todos) la idea de no estar bajo el yugo y al capricho de los auspicios del papado masónico que toque, es casi sinónimo de libertinaje y desobediencia. Aunque tampoco me sorprende en exceso, pues es bien sabido que algunos tardan toda una vida en destetar… El argumento en sí es tan pobre como infantil: <<Son una logia salvaje y por tanto, no les reconocemos>>.

¡Pero oigan! ¡Que aquí caben todos! No importa que usted sea un iniciado o no, no importa que quienes ahora ya no le reconozcan (tal vez sea porque se ha dejado barba de unos meses) son quienes habían compartido trabajos con usted, en algunos casos incluso en la misma Logia. Tampoco les parece preocupar demasiado aquello que una vez dijeron de viva voz: << […] porque mis hermanos y hermanas me reconocen como tal>>. Pasa que a día de hoy ya hay quienes no nos dejamos engañar por la pantomima del reconocimiento “sí”, o el reconocimiento “no” y hemos ido un poco más lejos. Como todos saben, sin una logia, no puede haber nada. Ni jurisdicciones, ni federaciones, ni ordenes…Nada. En términos médicos, sería como estar hablando de un órgano o un tejido. A nadie le es ajeno que la formación de estas biologías es totalmente imposible sin el origen. Sin lo más primitivo de todo, la célula. Y de eso estamos hablando hoy; Bien es verdad que las Constituciones de Anderson de principios del siglo XVIII marcaron un antes y un después en una serie de conceptos que no ponemos en duda dentro su contexto histórico, pero nosotros no compartimos en lo más mínimo la idea de que una Gran Logia, una Orden, o cualquier potencia masónica se quiera atribuir ser el origen de la Masonería Universal (ahí es nada).


Esta opinión no es exclusivamente nuestra, al respecto, hay tantos artículos escritos como infinidad de logias libres repartidas a lo largo y ancho de la superficie terrestre. Unas 122 logias adscritas en la F.L.L.S. (Federación de logias libres y soberanas https://flls-2010.blogspot.com/) sin ir más lejos. Esto al margen de otros directorios, que nos consta, recogen un número similar de talleres que se han constituido y que trabajan como Logia Libre y Soberana con total normalidad. Dicho esto, y dándole la vuelta a la tortilla, puede que incluso fuera de justicia el preguntarse quién debería reconocer a quién a la hora de entrar a trabajar a un taller Libre, pero no entremos en eso, es cosa de niños y aquí no toca, ya que a diferencia de según qué Órdenes o Grandes Logias, (no todas, como dije con anterioridad), nosotros sí cumplimos con nuestro compromiso masónico de reconocer al hermano iniciado, venga del taller que venga, y sí cumplimos con nuestros principios de Libertad, Igualdad y Fraternidad. Pero sigamos poniendo todo este asunto en negro sobre blanco;

Las logias que levantan columnas gracias a un grupo de Maestros Fundadores, iniciados conforme al rito masónico (el escocés antiguo y aceptado en nuestro caso), y que además disponen de carta constitutiva firmada a tales efectos por las tres luces del taller, son Logias Libres y Soberanas, con todas y cada una de las letras, y no ‘logias salvajes’ como las quieren llamar algunos hermanos con problemas de resquemor.

Al hilo de este asunto, también hay una caterva de trabajos realizados que de seguro enriquecerán la materia gris del lector, como el que nuestros Queridos Hermanos de la Respetable Logia Triángulo Dorado, que trabaja desde hace ya unos cuantos años de manera libre y soberana en los Valles de Tenerife tuvieron la amabilidad de dar a conocer en su día y que comparto a continuación: https://canariasmasoneria.blogspot.com/2018/05/logias-libres-y-soberanas.html

En otro orden de cosas, he de decir que si existen logias salvajes, poco más ‘salvaje’ podrían ser que en donde yo mismo me inicié (y era una del DH…), entiendo que no se les debería poner ni siquiera delante el sustantivo ‘logia’, ya que probablemente se trataría de cuatro locos que sin estar iniciados conforme a ningún rito, les habría dado la ventolera de hacer el teatrillo, o el ridículo, que lo mismo da y que nada tiene esto que ver con masonería, ya se sabe que hay de todo en la viña del Señor… La realidad es que sobre las Logias libres y Soberanas existe un desconocimiento total y absoluto por parte de muchos hermanos a quienes se les ha hecho un proceso de manipulación y de moldeo cerebral sin parangón, para que no se hagan más preguntas de la cuenta, no vaya a ser, que descubran que efectivamente, existe una manera bien diferente, libre y enriquecedora de trabajar la masonería y que no está bajo los auspicios de ningún supremo consejo. No hay que ser muy observador para ver cómo se preocupan algunos por engordar las logias con el mayor número de miembros posible, cueste lo que cueste, y por ende, también la tesorería del taller. Bajo esa mentalidad…Mala cosa si se nos van los hermanos ¿No?

Como dije algunos párrafos más arriba, es indiscutible que antes de un órgano o un tejido, tiene que haber una célula, una unidad, y sí amigos, todo empieza ahí. Dicho esto, no quisiera acabar esta publicación sin antes dejar claro que, en mi opinión, cada uno es libre de trabajar donde crea oportuno, en unos talleres o en otros, bajo el auspicio de unos señores o bajo los de la Bóveda Celeste. Allá cada cual, faltaría más. Pero del mismo modo que digo esto, también me gustaría llamar a una reflexión: ¿Sabe realmente el profano, que dependiendo de en donde escoja iniciarse, es más probable que acabe viendo más fondo y menos forma? ¿Más contenido y menos continente? ¿Más trabajo humilde y tesón, y menos metales y egos? A la vista de los últimos acontecimientos…Uno debería preguntarse bastantes cosas antes de dar el paso a tocar según qué puertas, creo yo, aunque no es menos verdad, que afortunadamente, en esta vida, de todo se aprende y siempre se está a tiempo de dar media vuelta al timón y probar suerte en tierras más propicias.

367 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now