• H.·. Joan Carles Coll

Todos mis hermanos me reconocen como tal.


"TODOS MIS HERMANOS ME RECONOCEN COMO TAL"

Aparentemente es tan solo una frase mas del ritual que no nos dice nada en concreto y por tanto difícil de entender, pero como casi todo en nuestro rito, encierra un significado mucho mas profundo y oculto de lo que expresa a primera vista.


Bajo mi punto de vista, explica que la legitimidad masónica nos viene dada porque un grupo de personas que se autodenominan libres y de buenas costumbres te admiten, reconocen y legitiman como uno de los suyos.

Se dice que se puede ser Masón con solo sentirse como tal, son los vulgarmente conocidos como “masones sin mandil”, para ello basta aceptar dos reglas básicas: ser librepensador y tolerante, como bien sabéis condiciones indispensables para ingresar. Cumpliendo estos requisitos, la ceremonia de iniciación no es más que una ratificación, cargada de elementos simbólicos, destinada a que el neófito comprenda en que mundo entra.


¿Basta con ella para “ser masón”?. Dejando aparte el significado mas intimo de lo que es ser o sentirse masón, para no desviarme del tema que nos ocupa, no creo sea condición suficiente el superar unas determinadas pruebas y que se nos cubra con un mandil. Lo verdaderamente imprescindible es que el Venerable Maestro en nombre y representación de todo el taller nos acepte y abrace por tres veces dándonos así el reconocimiento implícito de que todos los hermanos nos reconocen como hermano francmasón. Incluso cuando visitamos otras logias, sean o no de nuestra obediencia, es imprescindible que los hermanos nos acepten como lo que somos, por mas que acreditemos documentalmente nuestra condición.


Así por este acto de reconocimiento mutuo, adquirimos la plenitud masónica, nos convertimos en miembros de una misma familia, en hermanos, ya que solo un hermano puede reconocer a otro y es sabido que entre hermanos no hay desigualdades.


Igualdad que simbolizamos mediante el compás.


El compás es una herramienta usada para trazar circunferencias. En geometría se define a la circunferencia como: “el lugar geométrico de los puntos equidistantes de uno llamado centro”. Pues bien, si uno cualquiera de nosotros es el centro, todos los demás estarán a su alrededor a la misma distancia, por eso somos todos iguales, por eso todos somos hermanos.

Hermosa frase pues, quizás la más hermosa de nuestro ritual, una de las mas cargadas de simbología y la única que compendia en siete palabras toda a filosofía de la fraternidad.


Joan Carles Coll

106 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo